ANTONIO PELÁEZ

ANTONIO PELÁEZ

Editorial:
CONACULTA
Año de edición:
Materia
Arte
ISBN:
978-970-18-3400-8
Páginas:
79
Encuadernación:
Pasta dura
Colección:
Círculo de Arte
$ 88.00
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Una tarde de tantas, al salir de Mascarones Ida Rodríguez me dijo: "Ayer conocía a un ángel; un verdadero ángel. Te voy a presentar con él". Era el año 48, el 49 a más tardar. Ida estudiaba historia; yo, letras. Y me lo describió: "un típico español del norte, de Llanes, Asturias; vino a México desde muy joven". Alto, desgarbado, de manos grandes y cara afilada, como un visigodo de ojos claros, entre azules y verdes, de los que se asemejan a algún retrato de Piero della Francesca; ojos que entrecierra cuando algo le interesa intelectual o sensualmente; o entreabre la boca no para dar sino para recibir una respuesta. Con un castellano "alto", original: el ceceo entreverado con tono o acento mexicano. En suma, se trata de una especie de lebrel, guapísimo. Lo conocí por Pita Amor; ya verás: te encantará.
Estos retratos, los de Peláez, poseen un toque andrógino que les presta una especie de equilibrio humano (nada de machismo, nada de feminismo) aunque en otros La rana verde por ejemplo (1947) el acento, en este sentido, se subraya, de tal modo que no sabemos si la figura es mujer o varón. Después, ya observándolo con detenimiento, por la cabellera suelta y recién bañada, colegimos que se trata de una muchacha pueblerina, con sus manazas habituales en todos los lienzos y un dejo de melancolía realmente mexicano. Lo español, en Antonio, surge sólo de vez en cuando, en la rigidez de las formas y en un toque sensual y gótico a lo Greco.

Artículos relacionados