SER Y NO SER. FIGURAS EN EL DOMINIO DE LO ESPECTRAL

SER Y NO SER. FIGURAS EN EL DOMINIO DE LO ESPECTRAL

Editorial:
MICROMEGAS
Año de edición:
Materia
Crítica del arte
ISBN:
978-84-940545-2-5
Páginas:
224
Encuadernación:
Rústica
$ 400.00
IVA incluido
Entrega inmediata
Añadir a la cesta

"De futuros espectros, nosotros somos la triste opacidad", escribió Mallarmé. Nada mejor que el fantasma para corroborar la potencia de una imagen, su inusitada capacidad de atracción, también de turbación, de peligrosa o amenazadora alteración. Un fantasma, sin embargo, e s una imagen en el tránsito de no serlo. Hasta el punto que el carácter esencialmente inestable y fugitivo que el espectro posee contagia también de irrealidad a todas las cosas empíricas y finitas. Al modo, por ejemplo, de la ontología clásica, que deduce y concluye de la falta de duración de las cosas del mundo una ausencia - sospechosa, o criminosa- de realidad. De este modo, la aparición del fantasma no viene más que a refrendar una diferencia - traumática, pero originaria- entre el hecho de ser y el hecho de existir. Desde esta perspectiva, la realidad existente está teñida de irrealidad, o de inconsistencia. Su defecto - defecto de ser, justamente, defecto original e insuperable - delata una insuficiencia o una inconsistencia, una fragilidad ontológica, la misma que el espectro arrastra, y la que hace de él un espíritu desvalido, implorante de ayuda y de cuidado. Y, a la vez, algo amenazador, impertinente, contagiosamente negador de la circunstancia y el propio espacio en que él surge y del que, en definitiva, se apodera. Trabajo - en el sentido freudiano- del espectro. Opacidad, incluso; derrame categorial, desafío y desgaste, anacronismo del fantasma.

Artículos relacionados