ORDEN DEL AZAR, EL

ORDEN DEL AZAR, EL. GUILLERMO DE TORRE ENTRE LOS BORGES

Editorial:
ANAGRAMA
Año de edición:
Materia
Biografías
ISBN:
978-84-339-0511-6
Páginas:
600
Encuadernación:
Rústica
Colección:
Biblioteca de la Memoria
$ 620.00
IVA incluido
Entrega inmediata
Añadir a la cesta

La vida y la aventura intelectual de Guillermo de Torre, del Madrid de las vanguardias al exilio en Buenos Aires.

Figura capital de la modernidad hispánica, Guillermo de Torre (1900-1971) vivió dos vidas: la del ubicuo activista y crítico de las vanguardias, y la del editor y ensayista comprometido con el exilio republicano. Y ambas estuvieron ligadas, desde 1920, con las de los hermanos Jorge Luis y Norah Borges.

En su primera vida, en España, fue el combativo defensor de la insurrección estética, amigo de Gómez de la Serna, García Lorca, Buñuel, Salinas o Giménez Caballero, corresponsal de la plana mayor del vanguardismo europeo (Marinetti, Cendrars, Reverdy, Ezra Pound, Larbaud, Breton…) y autor del más detonante poemario del ultraísmo, Hélices (1923), y de la asombrosa crónica de los ismos en tiempo real Literaturas europeas de vanguardia (1925).

En su segunda vida, en Buenos Aires, casado con la pintora Norah Borges, y mientras su cuñado socavaba el concepto común de literatura, realizó una tarea editorial portentosa en la mítica Losada, de la que fue cofundador después de haber creado la colección Austral en Espasa-Calpe. Se empeñó en restablecer un puente de diálogo intelectual entre la España de la diáspora y la del interior, arremetió contra los nacionalismos y se convirtió en uno de los críticos literarios más relevantes de su tiempo.

Esta biografía, que concilia la erudición rigurosa con un ágil pulso narrativo, ofrece una visión de la cultura literaria del siglo XX que va de lo panorámico a lo microscópico y en la que se descubre el papel fundamental de Guillermo de Torre como mediador y hacedor cultural. Con documentos y testimonios inéditos, reivindica la aventura intelectual de quien siempre se afanó por arrancar a su país del atraso y hacerlo ingresar en la edad de la razón ilustrada.

Artículos relacionados