TOTA PULCHRA

TOTA PULCHRA. HISTORIA DEL MONASTERIO DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE PUEBLA SIGLOS XVI-XIX

Editorial:
BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA
Año de edición:
Materia
Puebla
ISBN:
978-607-525-435-7
Páginas:
317
Encuadernación:
Rústica
$ 200.00
IVA incluido
Entrega inmediata
Añadir a la cesta

Durante los siglos XVI y XVII el auge de la expansión monástica fue compatible con los intereses específicos de la Corona, misma que se sirvió de la religión para alcanzar objetivos políticos empleándola como instrumentum regni. Esto se complementó con la confluencia de intereses religiosos y políticos en diversos niveles como lo muestra la historiografía tanto mexicana como norteamericana fundamentalmente.
En el amplio proceso fundacional del monacato novohispano, de manera específica los frailes mendicantes aportaron a sus filiales femeninas elementos de la organización general, jerárquica y carismática que se implanto en la España de la reconquista y que se reprodujeron en América. En este sentido es factible entender a la cristianización americana como parte del proyecto de colonización impulsado precisamente a raíz de la experiencia del repoblamiento territorial peninsular.

Como parte de la tradición monástica y concretamente a partir de la llegada denlos franciscanos, la Nueva España heredó además de la transmisión de la palabra evangélica mediante el sermón, la práctica educativa y la integración de grupos de mujeres a prácticas penitenciales. Fueron una comunidad que puso especial empeño en la congregación organizada de laicas en segundas y terceras órdenes bajo su dirección espiritual articulando una política religiosa de integración social a lo largo de los siglos.

De manera concreta las advocaciones conventuales concepcionistas predominaron avasalladoramente quizás por estar estrechamente asociadas en Hispanoamérica a los intereses del alto clero europeo. Se puede sugerir que en América el amor a la Madre de Dios fue un precepto de Fe que alcanzó un auge extraordinario. Una de las posibles explicaciones a este fenómeno social reside en el haber logrado una articulación cultural y sincrética tanto en ciudades como en pueblos, esto explica su presencia como dedicaciones y patronatos marianos, pero sobre todo en el éxito alcanzado en el número de fundaciones conventuales en Nueva España. Parte de su rápida difusión se debió a la solidez que el carisma concepcionista había alcanzado en la península como instituto religioso.

Artículos relacionados

Otros libros del autor