FOTOGRAFIAR DEL NATURAL

FOTOGRAFIAR DEL NATURAL

Editorial:
GUSTAVO GILI DE MEXICO
Año de edición:
Materia
Fotografía
ISBN:
978-84-252-3056-1
Páginas:
100
Encuadernación:
Pasta dura
Colección:
FotoGGrafía
$ 480.00
IVA incluido
Entrega inmediata
Añadir a la cesta

Considerado como uno de los fotógrafos más influyentes de nuestro tiempo, Henri Cartier-Bresson elevó la práctica del snap shotting a la categoría de arte disciplinar. Crítico y observador penetrante, sus escritos acerca de la teoría y práctica de la fotografía han ejercido una influencia decisiva en los fotógrafos contemporáneos.

Autor de diferentes libros y artículos periodísticos, que han aparecido publicados de manera dispersa, Fotografiar del natural constituye la primera recopilación en un único volumen de sus textos más emblemáticos, entre los que se cuenta 'El instante decisivo', uno de sus escritos más famosos y que constituyó un punto y aparte en su carrera, o 'Los europeos'. Otros artículos aquí reunidos son sus relatos de viajes a Moscú o China, o los que dedica a sus amigos André Breton, Alberto Giacometti o Jean Renoir, que destilan la misma intensidad e inmediatez visual que caracteriza toda su obra fotográfica.

Henri Cartier-Bresson (1908-2004) nació en Chanteloup, Francia, en el seno de una familia acomodada que le inculcó el gusto por el arte. En 1932 André Vogel le publicó su primer reportaje gráfico en la revista Vu y en ese mismo año expuso en la galería de Julien Levy de Nueva York.

En 1937 empezó a trabajar para varias revistas y periódicos como reportero gráfico. Durante la II Guerra Mundial fue llamado a filas para trabajar en la Unidad de Cine del ejército francés y en 1940 fue apresado por los alemanes, aunque consiguió escapar; posteriormente militó en organizaciones clandestinas francesas. En 1947 cofundó en Nueva York la agencia Magnum junto a Robert Capa, David Seymour y Georges Rodger. Desde entonces hasta 1950 viajó por Europa, Oriente y la antigua URSS, realizando reportajes para las grandes revistas internacionales.

En 1966 abandonó Magnum para dedicarse a la pintura y el dibujo. En agosto de 2004 muere en Montjustin, la Provenza. La Fondation Henri Cartier-Bresson, creada por él en el año 2000, se dedica actualmente a exponer su obra y la de otros artistas.

Artículos relacionados