EROSIÓN EN PAISAJE

EROSIÓN EN PAISAJE

Editorial:
VASO ROTO EDICIONES
Año de edición:
Materia
Poesía
ISBN:
978-84-15168-26-3
Páginas:
108
Encuadernación:
Rústica
Colección:
Poesía
$ 200.00
IVA incluido
Entrega inmediata
Añadir a la cesta

Nacida en Oviedo (España) en 1982, Teresa Soto es licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad de Granada. En 2006 obtuvo una beca Fulbright para realizar el Máster en Literatura por la Universidad de Colorado. Cursó estudios en las universidades de Bologna y Ayn Shams (El Cairo), donde fue también lectora MAEC-AECID. Actualmente reside en Beirut.

En 2007 obtuvo el premio Adonáis de Poesía por su primer libro, Un poemario (2008). Ha publicado reseñas, traducciones y poemas en diversas revistas como Caterwaul Quarterly, Clarín, Aljamía, Campo de los Patos, Númenor, Confluencia y Suroeste. Sus poemas han sido incluidos en la antología Poesía en mutación (2011).

Erosión en paisaje es la expresión depurada de una voz singular y pulida, que regresa a un origen que busca recuperar, y cuyo recorido discreto no requiere de aspavientos ni adornos. He aquí un libro procesado desde la lectura de un sí mismo que busca nombrarse en la naturaleza erosionada, esto es, inundada de amor. Es un Eros que lo da todo o nada, una apuesta nueva «sin un movimiento definitivo», una entrega para el lector culto, tan necesaria hoy en día.

Teresa Soto juega con el lenguaje y con su raíz porque lo conoce en profundidad. Puede llevarnos del argent catalán y francés al metal de la atadura, e igualmente regresarnos al principio de la escritura sánscrita de lo blanco. Este poemario va del misticismo al barroco del Polifemo; del vacío de Brontë a la sobriedad del más alto Stevens. Su poesía no tiene tiempo, por lo que no serviría enmarcar a esta poeta en movimiento alguno, sino más bien conviene destacar el recorrido discreto de su voz, que no requiere de aspavientos, adornos o superlativos. La herida desde la que mira es pura transparencia, una pila de fulgor que los egipcios denominaron «los huesos de los dioses».

Artículos relacionados