DICCIONARIO  MULTILINGÜE DE BDSM

DICCIONARIO MULTILINGÜE DE BDSM

Editorial:
BELLATERRA
Año de edición:
Materia
Sexualidad
ISBN:
978-84-7290-248-0
Páginas:
256
Encuadernación:
Rústica
$ 347.00
IVA incluido
Entrega inmediata
Añadir a la cesta

Hoy en día, los servidores de irc a través de Internet se han convertido en uno de los principales medios de socialización de masas, con canales que abarcan casi todas las temáticas imaginables. Pero la red sigue siendo un ámbito donde los tecnicismos son, básicamente, anglicismos. Muchos ámbitos se nutren principalmente de anglicismos, y entre ellos el BDSM; palabras como plug o switch no nos son desconocidas a los que nos movemos en él. No podemos dejar de recordar una charla en la que alguien ironizó sobre el tema, preguntándonos si apretábamos reproducir o play en el vídeo; de hecho, ni lo uno ni lo otro, porque nuestro aparato es francés y por eso apretamos reproduire: los franceses, acusados de chovinistas, defienden y promueven lo que les es propio y, si es necesario, adaptan al francés los anglicismos. Por otra parte, con el mestizaje y la globalización imperantes hoy y aquí, lo que caracteriza a un pueblo es, precisamente, la lengua, por lo que una señal de orgullo de la propia identidad de una nación es, sin lugar a dudas, la aparición de neologismos y de términos adaptados en temáticas hasta entonces plagadas de anglicismos. Y es esta idea la que tiene que prevalecer también en aquellas áreas de la vida social en que nos movemos pero que mayoritariamente se consideran prácticas tabú, si no muy alternativas. La idea que tiene mucha gente del BDSM es la de un submundo lleno de violencia y abusos, donde impera el cuero, los látigos y los tacones de aguja. Nada más lejos de la realidad. Aunque prácticamente desconocidos por el gran público, autores como Jay Wiseman o Brenda Love se han encargado de publicar ensayos y obras de divulgación en que se muestra que el BDSM es, por encima de todo, una actividad sana, segura y consensuada. Tres pilares sobre los que se sostiene y en los que la falta de sólo uno de ellos convierte la actividad en sexo alternativo, cuando no directamente en abuso. Pero nunca en BDSM.

Artículos relacionados